Todo el deporte

Fútbol, running, tenis, etc.

10 señales que indican que necesitas un descanso

Si no descansamos o nos recuperamos lo suficiente durante los entrenamientos, nuestro cuerpo no soportará la tensión, ni estará en condiciones de hacer un entrenamiento óptimo.

Abandonar la recuperación puede producir una pérdida de fuerza y velocidad.

10 señales que indican que necesitas un descanso

Presta atención a los siguientes 10 marcadores para ver si necesitas un descanso. Si notas tres o más de estos indicadores, debería considerar hacer un descanso o unas cuantas sesiones fáciles antes de volver con tus entrenamientos.

  1. Pérdida de peso de un día para otro: una reducción del 2% del peso de un día para otro indica una fluctuación del fluido corporal. Es muy probable que no te hidrataras bastante durante o después del último entrenamiento. La deshidratación afecta negativamente el rendimiento físico y mental, y podría comprometer la calidad de tu siguiente entrenamiento.
  2. Frecuencia cardíaca elevada en reposo: Una frecuencia cardíaca elevada en reposo es un signo de estrés. Significa que tu sistema nervioso está preparado para la acción, y libera hormonas que aceleran tu corazón para mover más oxígeno a los músculos y el cerebro. Tu cuerpo no sabe la diferencia entre el estrés físico y psicológico.
  3. Sueño deficiente o escaso: Un descanso adecuado le dará un impulso a las hormonas del crecimiento, que son claves para la reconstrucción de las fibras musculares. Varias noches sin descansar bien disminuirá el tiempo de reacción y las funciones cognitivas.
  4. Orina amarillo oscuro: Esto puede ser un indicador de deshidratación, falta de vitaminas, suplementos o comer ciertos alimentos la noche anterior. Cuanto más oscuro el color, más se retienen líquidos porque no hay suficiente para todo el cuerpo. Necesitas agua para recuperarte.
  5. Energía baja: Si tu nivel de energía es bajo, es que hay algo mal. Los deportistas pueden bloquear estas señales de fatiga para continuar con los entrenamientos, pensando que los hará más fuertes, pero no funciona de esta manera.
  6. Irritabilidad: Cuando tu cuerpo está abrumado, produce hormonas como el cortisol, que pueden causar irritabilidad o ansiedad. El estrés detiene también productos químicos como la dopamina, un neurotransmisor en el cerebro que tiene un efecto tranquilizante. La irritabilidad significa que probablemente no hayas recuperado lo suficiente.
  7. Enfermedad: Cualquier enfermedad (incluso el ciclo menstrual) aumentará la necesidad de energía para recargar tu sistema inmunológico, que tiene que trabajar horas extras. Esto significa menos recursos disponibles para la recuperación del entrenamiento.
  8. Dolor: Si tienes dolor muscular por un exceso de ejercitación o lesión, tu cuerpo necesita más energía para poder repararlos, alargando el tiempo de recuperación total.
  9. Calidad del entrenamiento: Si te sientes lento en un entrenamiento en el que normalmente estás bien, es un mal entrenamiento. La calidad del entrenamiento es una de las maneras más fáciles de identificar la necesidad de descanso.
  10. Reducción del nivel de oxigeno en sangre: Cuanto mayor sea el porcentaje, mejor. Más del 95% es la norma para un atleta que está totalmente aclimatado a una altitud determinada. Puede haber un vínculo entre la baja saturación de oxígeno y la necesidad de más descanso y recuperación.